Pluma Patriótica

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Penalización y bono

Penalización y bono

A partir de mediados de la década de los años sesenta, con la incorporación de las mujeres al mercado laboral, la tasa de fertilidad —es decir, la relación entre número de nacimientos y el de número de mujeres en edad fértil— cayó a menos de la mitad a nivel mundial. En México disminuyó de 6.83 en 1970 a 2.18 nacidos por mujer en edad reproductiva en 2016, lo cual es incluso menor al promedio mundial. Y no podría ser de otra manera, ya que el trabajo no remunerado recae en gran parte en los hombros de las mujeres. De acuerdo con el observatorio de equidad de género de la CEPAL, las mujeres en México dedicamos casi tres veces de tiempo a labores del hogar —cerca de 42 horas a la semana, mientras que los hombres, en promedio, no llegan ni a 15 horas—.

La desigualdad no termina ahí. El denominado “bono por paternidad” se refiere al incremento en el salario recibido por los hombres después de convertirse en padres y la “penalidad (o penalización o castigo) por maternidad” se refiere al decremento promedio de las mujeres luego de convertirse en madres. Existe evidencia que muestra esta brecha se ensancha más en países donde culturalmente los roles de género son más rígidos y donde el Estado contribuye menos con los servicios de maternidad.

Los datos varían dependiendo el país, pero, por ejemplo, en Estados Unidos, la socióloga Michelle Budig calculó que la brecha es de alrededor de 10%, compuesto por un bono de 6% en el salario de los padres que viven con sus hijos y una penalidad de 4% por hijo o hija en el salario promedio de las madres. Cabe mencionar que dichas brechas se explican en su mayoría por discriminación, pues aun controlando por horas trabajadas, capital humano y productividad, la desigualdad se mantiene. México no es la excepción; a pesar de haber menos literatura al respecto, hay investigación que sugiere que este fenómeno sucede y que además el efecto es mayor en las mujeres con los más altos y los más bajos niveles de ingresos.

En los países donde se ha logrado aminorar este problema, por lo menos de manera parcial, se observan dos políticas públicas fundamentales: guarderías públicas y licencias de maternidad y paternidad. Las guarderías públicas son probablemente la solución más efectiva, ya que, dado que el cambio cultural necesario para que los cuidados se repartan equitativamente no sucederá de la noche a la mañana, permiten que las madres puedan continuar trabajando sin necesidad de transferir el trabajo de cuidados a otro familiar —que además generalmente suele ser otra mujer—.

Por otro lado, se deben incrementar las licencias de maternidad y paternidad. En cuanto a las licencias de maternidad, los estudios al respecto concluyen que las licencias generosas (entre seis meses y un año) están correlacionadas con menores brechas salariales y con menor subempleo a mediano y largo plazo en madres. Adicionalmente, está comprobado que el aumento del tiempo de las licencias de paternidad es un componente indispensable para mitigar el problema pues por un lado los padres se involucren en las labores de cuidados y crianza de sus hijos —lo cual suele aumentar la probabilidad de que se mantengan involucrados a lo largo de la vida del infante—, y por el otro, reduce el riesgo de que los empleadores discriminen a las mujeres en edad reproductiva.

No se puede hablar de justicia si son las mujeres quienes cargan con el peso completo de la reproducción social.

 

Renata Turrent. Maestra en políticas públicas por UCLA con especialidad
en trabajo social y licenciada en economía por el Tecnológico de Monterrey.
Profesora de desarrollo económico y género en la UNAM y experta
en políticas públicas con enfoque feminista. Ha trabajado
en el desarrollo e implementación de programas
de reinserción para jóvenes privados de su libertad. 

@rturrent

Otros textos de la autora:

Lo que hay que saber sobre la despenalización del aborto

-La ley y el aborto

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp

Relacionado