¿Plantón o Performance?

compartir

¿Plantón o Performance?

Por Emiliano Azuceno | viernes, 16 de octubre del 2020.

Ya hace algunos días, un grupo de individuos (¿actores? ¿artistas?) colocó varias casas de campaña sobre la plancha del Zócalo. Este “plantón” se ha caracterizado por varios tropiezos y cosas risibles, por ejemplo: se ha demostrado que la mayoría de las casas de campaña están vacías y que, por las noches, los pocos manifestantes presentes, se retiran. De igual forma, en la marcha del pasado 3 de octubre, a la que ellos aseguran llegaron más de 100 mil asistentes, no superaron los 15 mil. Cabe mencionar que circulan en las redes diversos videos donde gente ofrece entre 500 y 1,000 pesos como pago por acompañar la marcha. A pesar de los grandes esfuerzos de este grupo para acarrear ciudadanos que se presten y sean parte de un movimiento en el que no creen, la mayoría de las casas de campaña siguen vacías. Otra muestra es lo acaecido el 6 de octubre, cuando, gracias a los fuertes vientos, varias de estas se elevaron por los cielos en un espectáculo aéreo que emocionó a los paseantes de la zona. 
 
Dado lo anterior, me permito plantear la posibilidad de que las casas vacías sean algo más que solo el esfuerzo de un grupo movido por sus intereses monetarios para aparentar un apoyo popular. ¿Qué tal si la nula capacidad de organización y el inexistente contenido que se estaría demostrando en este performance es la realidad de la oposición?

Esto me parece muy factible, ya que, al igual que la oposición que se encuentra en el Congreso y al interior de los partidos, este grupo que se concentra en la explanada del Zócalo Capitalino sigue la línea que les dicta el titular del Ejecutivo. El Presidente los retó a marchar con 100 mil personas, y este grupo aceptó el reto. Sin embargo, se quedaron muy cortos al intentar cumplir con la petición del Presidente. 

Las casas vacías, así como la oposición, no tienen contenido ni nada que ofrecer. Son ejemplo claro de moverse al son que se toque en Palacio Nacional, así como las casas de campaña al elevarse por los aires en el Zócalo, pululando a voluntad de Ehécatl. 

El campamento – que por el día tiene una ocupación aproximada de 200 personas, y por la noche permanece semivacío, al igual que el supuesto compromiso que tienen con una causa que ni ellos tienen clara – es un reflejo de la oposición que habla mucho, que maldice mucho, que grita y que señala. Pero a la hora de proponer y de debatir, se queda muda. El ejemplo más claro es Lilly Téllez, quien en la comparecencia del Subsecretario López-Gatell sintió como una victoria haber insultado y atacado a este incansable servidor público. Tan pequeñas son sus aspiraciones que maldecir a otra persona lo siente como un triunfo personal. El compromiso de la oposición es con sus intereses personales y de grupo. Sin embargo, algo curioso es que, ni siendo un grupo tan reducido logran articularse, por lo que se estancan discutiendo cómo defender sus privilegios. Y ante su inacción, el Gobierno aprovecha para arrebatarles esos privilegios en beneficio del Pueblo del que, alguna vez, la oposición se benefició.

Me parece que los artistas que desarrollan el performance en el Zócalo estudiaron y reflejan muy bien a la oposición. Sin rumbo, sin fondo, sin contenido. 
 

Por Emiliano Azuceno | viernes, 16 de octubre del 2020.

Emiliano Azuceno

Politólogo del ITAM. Militante de MORENA y Director de Fortalecimiento Institucional en la ADIP(GOBCDMX).

Ver todas sus columnas

Comentarios