Pluma Patriótica

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
WhatsApp Image 2021-09-29 at 15.48.20 (4)

Rescatemos al Movimiento

Después de un periodo extenso de parálisis organizativa y operativa dentro de Morena, nos encontramos frente al proceso actual de reorganización por el cual atraviesa nuestro partido-movimiento, lo que hace necesario reflexionar, analizar y profundizar sobre cuál es la vía idónea por la que transitará el movimiento que dio inicio a la Cuarta Transformación, ahora rumbo al proceso electoral del 2024.

La línea política, así como la ruta trazada por Andrés Manuel López Obrador en sus tiempos de fundador y dirigente del movimiento de regeneración nacional, fue la clave para generar a mediano o —si gusta considerársele—  largo plazo, las condiciones para la victoria del primero de julio de 2018.

La estrategia era clara y fue acatada al pie de la letra por las bases y dirigentes de todas las regiones, estados y municipios del país. En ella se excluía la posibilidad de incrementar la fuerza del movimiento a través de alianzas hipócritas con antiguos y rancios perfiles políticos, responsables —al fin de cuentas— de la crítica situación de México. Tampoco se buscaría crecer mediante financiamientos o compromisos con la vieja y corrupta élite financiera y económica del país. No se utilizarían ni se destinarían millones y millones de pesos a los que estaban acostumbrados los comunicadores, periodistas y —en general— la mayoría de los viejos medios de comunicación que estuvieron siempre de tapete y tapadera del antiguo régimen.

Por el contrario, la visión y la acción en aquel entonces del ahora Presidente de la República Andrés Manuel López Obrador era crear una estructura que tuviera como principal fortaleza y virtud el acompañamiento del Pueblo. La organización tenía como primera característica estar presente en todo el territorio nacional, abajo, con la gente, entre sus necesidades y problemas, siendo y convirtiendo al instituto político en una herramienta creada por y para el Pueblo.

El acompañamiento de las luchas y demandas de colectivos y de la verdadera ciudadanía organizada era una obligación moral de la militancia y formaba parte central del proyecto alternativo de nación. El financiamiento del movimiento surgía de manera natural y voluntaria de miles, tal vez millones, de mujeres y hombres comprometidos con la causa. La difusión del proyecto recaía en el periódico Regeneración que, sin falta, era distribuido por toda la patria, casa por casa, lo que lo convirtió en una época en el medio de comunicación impreso de mayor tiraje en el país.

A partir de la victoria del Pueblo el 1 de julio del 2018 y tal vez previamente a la víspera del ya muy posible triunfo electoral, la dinámica dentro del movimiento sufrió alteraciones previsibles y comprensibles —mas no aceptables— que lo han estancado en lo operativo, lo territorial y lo colectivo. Desde la mayúscula intervención de las autoridades electorales —principalmente del tribunal— en los asuntos internos del partido, hasta la obsesiva y enfermiza búsqueda del fortalecimiento personal de algunos de los principales personajes y grupos han provocado que la militancia sea excluida, que quede fuera de la toma de decisiones y con ello del trabajo, de la operación territorial, política y social que tanta falta hace.

Ahora, ante el surgimiento de una nueva estrategia organizativa territorial, debemos replantear el saneamiento del movimiento, regresar al origen. La verdadera militancia, no la corporativa al servicio de proyectos personales, debe exigir su legítimo derecho a ser parte del proceso actual. Debe participar activamente en la planeación y la acción que dé vida orgánica al proyecto, fortaleciéndonos y dando marcha a los preparativos del proceso electoral que tenemos en puerta.

El proyecto alternativo de nación, traducido en acción en el Gobierno de México y la Cuarta Transformación, no solo ha sido ideado por nuestro Presidente Andrés Manuel López Obrador, sino que se comienza a consolidar gracias —en gran parte— por su responsabilidad, esfuerzo y trabajo. Nos toca a nosotros, la militancia, situarnos en el centro, no permanecer en los márgenes para poder fortalecerlo, respaldarlo y cumplir con la responsabilidad y guía que nos ha brindado: Informar, concientizar y organizar.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp

Relacionado