Segundo aniversario del Triunfo de la Gente

compartir

Segundo aniversario del Triunfo de la Gente

Por Alberto Vanegas Arenas | martes, 30 de junio del 2020.

Mañana se cumplen dos años de la hazaña histórica que significó la victoria electoral de Andrés Manuel López Obrador y el inicio de la Cuarta Transformación de la vida pública de México. Es necesario conmemorar este importante suceso por su trascendencia en la vida pública del país y hacer una reflexión sobre los avances y los pendientes en la agenda del gobierno democrático.

En primer lugar, hay que resaltar que el cambio que se está llevando a cabo en México está siendo pacífico y ordenado. A partir del primero de septiembre de 2018, cuando inició sus funciones el Congreso de la Unión, se han realizado reformas de gran calado a la Constitución. Tal y como se prometió en campaña, se echó abajo la reforma laboral de Enrique Peña Nieto en materia educativa y se aprobó una nueva reforma con la participación y el consenso de todas las corrientes magisteriales del país.

La nueva reforma educativa reafirma los principios de gratuidad, universalidad, laicidad y accesibilidad que debe asegurar el Estado mexicano para con toda la población y se sustenta en tres ejes fundamentales: el desarrollo primario de las niñas, los niños y los adolescentes como la razón de ser del sistema educativo nacional; se revaloriza la función docente y se coloca a las y los maestros como agentes de la transformación social; y se garantiza el derecho a la educación de toda la población, desde el nivel básico hasta el superior.

Con la nueva reforma educativa se introducen principios básicos en los planes de estudio como son: la democracia como elemento primordial en todos los órdenes de la vida social, la igualdad, la libre expresión de las ideas, la educación sexual y reproductiva, la no discriminación, el combate a las drogas, la buena alimentación y la paulatina eliminación de los productos chatarra, la importancia del desarrollo regional del país y la exaltación de nuestras culturas.

En segundo lugar, es necesario mencionar que resaltar el combate frontal a la corrupción y la eliminación de los privilegios de la alta burocracia. Desde los primeros días de gobierno, se eliminó el Estado Mayor Presidencial, se bajaron los salarios de los altos funcionarios públicos, se restringieron considerablemente los vuelos en aviones privados, se eliminaron las partidas para gastos médicos mayores, se terminaron las pensiones millonarias para los ex presidentes de México y se consolidó un gobierno austero.

El combate frontal a la corrupción es un proceso permanente que el gobierno de la Cuarta Transformación lleva a cabo sin descanso. Se ha puesto orden en el almacenamiento, distribución y venta del combustible y el Estado ha recuperado el control de dicha actividad esencial. Se investiga a empresas evasoras, líderes sindicales corruptos, ex funcionarios de alto nivel y se han desarticulado células de intereses creados. El nuevo gobierno combate la evasión de impuestos y la facturación falsa que garantiza una mayor recaudación y menos impunidad.

En tercer lugar, se ha consolidado una extensa política social que combate el rezago y la pobreza que se vive en varias regiones del territorio nacional, y se atiende a los sectores sociales más olvidados y más necesitados. A dos años del triunfo electoral del primero de julio, se entregan pensiones bimestrales a poco más de ocho millones de personas mayores, un millón de becas para niñas y niños que viven con algún tipo de discapacidad y que estaban en el olvido, y once millones de becas para estudiantes de todos los niveles educativos, cifra récord del gobierno.

En insoslayable resaltar que el gobierno democrático ha sabido hacerle frente a la pandemia del Covid-19 aún con el antecedente de haber recibido un sistema de salud con grandes rezagos en todos los ámbitos: hospitales y centros de salud deteriorados y sin mantenimiento; déficit de instrumentos, materiales y medicinas esenciales, y déficit de médicos y especialistas en diversas ramas de las ciencias médicas. En tan solo tres meses se reconvirtió el sistema de salud y ningún ciudadano se quedará sin atención médica en caso de necesitarla.

Es indispensable reflexionar sobre la agenda que sigue pendiente y que deberá tener avances en los próximos meses. Uno de los temas fundamentales es garantizar la paz y la tranquilidad de la población, área donde los resultados no han sido suficientes. No obstante, a tan solo año y medio de gobierno, el Estado mexicano ya cuenta con ochenta mil elementos capacitados de la Guardia Nacional y en los próximos meses se incrementarán a 150 mil, garantizando la presencia de las fuerzas de seguridad en 265 regiones del país.

Siguen pendientes los esclarecimientos de asesinatos y desapariciones, la limpieza de todas las corporaciones de policía –principalmente estatales y municipales- la regulación y la implementación de un nuevo modelo de política de drogas y la incorporación de miles de jóvenes al sistema educativo y al mercado laboral.

A dos años del triunfo del movimiento popular del primero de julio, la Transformación pacífica de la vida pública de México sigue su marcha. Se ha consolidado un Estado democrático que prioriza a los más pobres y necesitados; se ha formado un gobierno austero y sin privilegios; se apuntala paulatinamente el estado de derecho, y se combaten la corrupción y la impunidad.

Las bases están sentadas para que el país se reponga de los estragos que causó la pandemia originada por el coronavirus, y para que en los próximos meses inicie la recuperación y el despegue de la economía mexicana para garantizar la consolidación del Estado de bienestar social para los próximos años.

Por Alberto Vanegas Arenas | martes, 30 de junio del 2020.

Alberto Vanegas Arenas

Licenciado en Sociología por la UNAM. Titular del Instituto de Investigaciones Legislativas del Congreso de la Ciudad de México.

Ver todas sus columnas

Comentarios