Sobre el seguro de desempleo en la crisis

compartir

Sobre el seguro de desempleo en la crisis

Por Luis Felipe Munguía | miércoles, 08 de julio del 2020.

El seguro de desempleo es una política pública que tiene como objetivo ayudar a que los trabajadores que pierden su empleo, sobre todo los más vulnerables, tengan un ingreso temporal mientras se reinsertan en el mercado laboral. Esta política tiene muchas ventajas, y se ha mostrado de manera empírica que reduce la desigualdad, la pobreza y facilita la movilidad laboral.

Los seguros de desempleo varían un poco entre diferentes países, pero en general, consisten en que el gobierno otorgue un porcentaje del salario que un trabajador percibía antes de perder el empleo. Usualmente, un trabajador que renuncia a su trabajo no es beneficiario. Es decir, el seguro sólo es para aquellos que son cesados contra su voluntad. En ciertos casos, también está enfocado en apoyar sólo a trabajadores vulnerables o con bajos salarios. Si un empleado tiene un ingreso elevado o es altamente calificado, es posible que un seguro de desempleo no le sea tan necesario para encontrar otro trabajo.

Adicionalmente, todos los seguros de desempleo son temporales. La gran mayoría van reduciendo el beneficio gradualmente para motivar a que los trabajadores busquen un nuevo empleo. Algunos, incluso, tienen programas de capacitación donde certifican a sus beneficiarios en diferentes habilidades que son demandadas en el mercado de trabajo, y así, facilitar su reinserción.

Durante las crisis económicas, los seguros de desempleo han demostrado ser una excelente herramienta para mitigar los efectos negativos, ya que apoyan directamente a las personas que más lo necesitan. Por ejemplo, en la actual coyuntura, un seguro de desempleo estaría direccionado exclusivamente a los trabajadores, sin que pasara por ningún intermediario. Quienes han sido despedidos tendrían un ingreso, aunque sea menor al anterior. Sin embargo, esto les permitiría no caer en pobreza inmediatamente y los apoyaría a que, una vez pasada la crisis, pudieran reinsertarse en el mercado laboral. 

Empíricamente se ha mostrado que en los países donde existe el seguro de desempleo, las crisis económicas generan menos pobreza y que la recuperación económica es mucho más acelerada, ya que los trabajadores desempleados, siguen consumiendo, lo que reactiva la economía.

Estos programas tienen otros beneficios que comúnmente no se mencionan. Por ejemplo, reducen el poder que tienen las empresas para pagar bajos salarios. Cuando un mercado laboral es poco competitivo, porque hay pocas alternativas de trabajo, las empresas pueden pagar salarios por debajo del óptimo. Los trabajadores, sin alternativa y por necesidad, tienen que aceptar trabajos mal pagados y con largas jornadas laborales. Sin embargo, si existe un seguro de desempleo, los trabajadores tienen un piso de negociación que les permite, aunque sean despedidos, buscar otros trabajos. Es decir, el seguro de desempleo contribuye a que los individuos negocien mejor su salario y se puedan mover más a otro trabajo. La reacción de las empresas ante un buen seguro de desempleo es aumentar el salario y mejorar las condiciones laborales para que el puesto de trabajo sea más atractivo.

Finalmente, la principal crítica al seguro de desempleo es que aumenta el tiempo de búsqueda de trabajo. Es decir, debido a que el trabajador no tiene una urgencia por encontrar inmediatamente un nuevo empleo, extiende su periodo de desempleo y su búsqueda se vuelve más intensa cuando los beneficios del seguro están por terminar. Sin embargo, esta crítica tiene sus matices, porque, aunque es verdad que el tiempo de búsqueda de empleo aumenta, también se ha demostrado que los trabajadores con seguro de desempleo encuentran trabajos mejores pagados y con más prestaciones, que aquellos que no lo tienen. 

Por Luis Felipe Munguía | miércoles, 08 de julio del 2020.

Luis Felipe Munguía

Luis Felipe Munguía Corella.Es economista por la Unison, Maestro en Economía por el COLMEX y Doctor en Economía por la Universidad de California. Está especializado en salarios mínimos, política laboral y desigualdad. Ha escrito varias publicaciones sobre el análisis económico en políticas públicas, con énfasis en salario mínimo y discriminación laboral. Actualmente, es Secretario del Consejo de Representantes y Director Técnico de la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos (CONASAMI).

Ver todas sus columnas

Comentarios