Pluma Patriótica

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Un presente que requiere memor

Un presente que requiere memoria

Cada conferencia matutina tiene, por lo general, momentos paradigmáticos que marcan la agenda política del día por la relación tan interesante que se da entre el poder mediático y el presidente de la República en condiciones de igualdad: en un diálogo circular. Sin duda, un ejercicio de rendición de cuentas y democratización que revitaliza la vida pública del país ante el escrutinio al que se somete mañana a mañana el licenciado Andrés Manuel López Obrador. La conferencia del miércoles 15 de enero del 2020, tuvo la presencia del polémico periodista Jorge Ramos, quien con su ya conocido talante protagónico confrontó al presidente de la República con los datos que proporciona el propio Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública. Lo anterior, haciendo una comparativa histórica con los gobiernos de Enrique Peña Nieto, Fox, Zedillo y Felipe Calderón; calificando su mandato como el que cuenta “con las peores cifras de criminalidad desde la revolución”. Jorge “show man” Ramos no esperaba la respuesta del presidente, quien argumentó: “Es una asignatura pendiente, un problema que no hemos podido resolver; tiene una explicación, no una justificación. Se dejó crecer mucho el problema de la inseguridad de la violencia, no se atendieron las causas. Se abandonó la actividad productiva, se dejaron de crear empleos, los salarios en México son los salarios más bajos del mundo, la corrupción era de las más elevadas en el mundo, se abandonó a los jóvenes, se impuso la protección; la impunidad; no había autoridad; no había una frontera que dividiera a la autoridad con la delincuencia, —estás enterado del caso de García Luna— el encargado de la seguridad “pero eso fue hace mucho” —reviró Ramos— “no, no, no; hace relativamente poco —le corrige el presidente—, que fue lo que originó esta situación que todavía nosotros estamos padeciendo”. El presidente continuó: “porque estas bandas que operan no surgieron el año pasado, estamos hablando no solo de una crisis sino de una decadencia, de degradación progresiva; eso es lo que estamos enfrentando. Por eso la transformación”. “Ya logramos bajar la tendencia”. Cosa cierta: según la propia gráfica que mostró el titular del ejecutivo federal, pasamos del 2.7 con Peña Nieto a un decrecimiento del 0.1 en términos de la tendencia que mide la violencia. El presidente habló de que tenemos ventajas ya que, como lo explicó, “no estamos haciendo lo mismo que hicieron los que nos llevaron a esto, se están atendiendo las causas”. Otro elemento importante que el presidente puso sobre la mesa para el análisis sociológico-político que hizo desde el púlpito presidencial fue que “(…) nunca en la historia de México, hablando de antecedentes, se había llevado a cabo el saqueo que se produjo durante el periodo neoliberal, ¡nunca! Habían saqueado tanto a México los traficantes de influencia, los hombres de negocio, los políticos corruptos, ¡ni siquiera en los tres siglos de dominación colonial”. El abogado de Genaro García Luna, el señor Jorge Ramos, se quedó pasmado ante el presidente López Obrador, luego de recordarle que fue su representado quien empoderó al crimen organizado recibiendo sobornos del cártel de Sinaloa, lo que derivó en la descomposición social que vivimos hasta ahora. Quien piense que Ramos hace periodismo objetivo, se equivoca; hace política y además quiere marcarle agenda al presidente con mayor legitimidad democrática al cuestionarlo sobre su gabinete de seguridad desde la comodidad de Miami Florida sin cuestionarse sobre los responsables que nos llevaron a la barbarie. Ante las preguntas sugestivas de Ramos, López Obrador primero deconstruyó la afirmación, y luego contestó la pregunta. “Fue hace mucho” dijo Ramos, haciendo juicios de valor. Por lo que emerge la pregunta: ¿Cuánto es mucho o poco según la historia del presente? No existe algo así como un límite cronológico establecido prescrito por una oposición que nos va a decir a partir de dónde sí debemos de analizar el fenómeno de la violencia tal como lo hizo dicho periodista. Esperamos que el primero de diciembre de 2020 la tendencia delictiva se haya disminuido justo como se comprometió López Obrador durante la conferencia. Por el momento, nos quedamos con una gran lección de historia por parte del presidente: señaló las causas, sus responsables, el enorme saqueo neoliberal que es directamente proporcional con la desigualdad que empujó a millones de jóvenes a contextos de violencia, así como los esfuerzos políticos por recuperar nuestro país y la tranquilidad de su pueblo. Esperemos, también, que por fin Jorge Ramos confronte a Piñera en Chile y a la autoproclamada presidenta de Bolivia que acaba de consumar un golpe de Estado militar en Bolivia o será que ¿no está en su agenda pro neoliberal?

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp

Relacionado