Un tiempo de autocrítica

compartir

Un tiempo de autocrítica

Por Aarón Fuentes | martes, 02 de marzo del 2021.

Autocrítica es que lo sigue ausente por parte de quienes estamos a favor de la 4T, sea quien sea: mujer u hombre, militante, funcionaria (o), simpatizante e incluso quienes están volteando a ver a este gran movimiento y empezando a creer en esto porque, al final de cuentas, desean formar parte de él.

Esto es una invitación abierta a quienes ya mencioné y a todas y todos en general ‒no especificaré a nadie‒, porque tampoco se trata de un llamado al linchamiento. Es urgente, y a la vez preocupante, que haya personas de este movimiento, que no se estén dirigiendo con sentido estricto de objetividad ni sapiencia; es decir: si lo que queremos realmente es ser un movimiento único donde abunden la razón, el respeto, la tolerancia, la inteligencia moral y emocional, debemos de empezar a demostrar lo que tanto decimos, expresamos e invitamos a la vez.

Dicho esto, personalmente no estoy de acuerdo con que entre nosotros ‒las y los del lado correcto de la historia‒ los hombres se tengan que expresar con palabras altisonantes y vulgares hacia la mujer, por mucho que se trate de las contrarias, nos caigan mal o simplemente no haya compaginación en ideologías. Si presumimos ser un movimiento respetuoso y abierto al debate, tenemos que empezar por ahí, con debate riguroso, conciso y claro siempre anteponiendo el respeto; si las contrarias empiezan con lo mismo de siempre ‒con sus ofensivas sin argumentos‒, habremos de ganar entonces y no hace falta demeritar nuestro nivel para expresarnos de igual forma que las y los adversarios. En cambio, a las mujeres de este lado se les invita cordialmente a hacerlo de igual forma, para que podamos crecer como exponentes y referentes del movimiento.

Dicho esto, hay situaciones donde se trata de acusaciones graves contra de los mencionados al principio; por poner un ejemplo, el caso de Salgado Macedonio. No se puede perder la cabeza ni la objetividad de lo que habla o conduce el caso; en este lado debe imperar la imparcialidad y el análisis antes de emitir un juicio. No estamos demeritando a las mujeres que, por supuesto, tienen todo el derecho de denunciar y acusar, pero claro está que quienes acusan y denuncian, deben comprobarlo. Lo mismo aplica para los hombres a que quienes acusan y denuncian, están obligados a hacer lo conducente. Las y los de este lado de la historia no podemos llevar por el camino campañas de linchamiento, porque entonces no estaríamos demostrando lo que tanto abogamos en la 4T, del Movimiento y, sobre todo, lo que tanto nos enseña el Presidente AMLO... ¿Dónde están los resultados de lo que nos enseña día con día y nos orienta para ser mejores personas, más críticos, mejores debatientes, simpatizantes, funcionarios y militantes? Reitero, se trata de objetividad e imparcialidad. Ya es hora.

Bien lo dice el Presidente: tenemos que confiar en nuestras instituciones porque sin eso, estamos perdidos... Si no confiamos en ellos, ¿quién si lo hará entonces? Claro está que, como solicita Andrés Manuel, cualquier inconformidad, queja, denuncia, acusación... debe hacerse con las autoridades correspondientes... Me dirán o preguntarán: ¿y los personajes que las conforman? Aplica lo mismo, imparcialidad, seriedad y comprobación para emitir un juicio: si ese es el caso, tenemos que hacerlo de forma ordenada y con seriedad, apegándonos a los estatutos del partido, a las leyes y a las reglas.

En la política, se trata de construir en todos los niveles, entre de ellos el nivel social. Si queremos resanar el tejido social que el neoliberalismo dejó deshecho, estamos nosotros para esto: llegamos y aprobamos la 4T con nuestros votos y confianza hacia el Líder y Presidente Andrés Manuel López Obrador. No llegamos para subirnos a un ladrillo y marearnos, no llegamos para obtener likes y RT, no llegamos para engrosar las cuentas con un cierto número de followers o seguidores.

Llegamos para poner el ejemplo y empezar a andar la maquinaria reparadora para empezar a crecer y madurar como personas, como sociedad, como referentes, como luchadores y como líderes.

O todo o nada… Es cuánto.

Por Aarón Fuentes | martes, 02 de marzo del 2021.

Aarón Fuentes

Médico obradorista por convicción e inamovible. Análisis, justicia y honestidad.

Ver todas sus columnas

Comentarios