¡Viva México en la Casa Blanca!

compartir

¡Viva México en la Casa Blanca!

Por Sol Arriaga | viernes, 10 de julio del 2020.

Dentro de esta época de calamidades y ratos muertos, dónde sentíamos que el tiempo estaba detenido por una pandemia, que sería un año para echar a la basura y al olvido, a los mexicanos nos llegó un resplandor dentro de un túnel de oscuridad.

El miércoles 8 de julio del 2020 será recordado en la historia de México para siempre. La importancia de lo hecho y dicho por nuestro Presidente Andrés Manuel López Obrador en su primera visita al extranjero como mandatario dejó una huella sin precedentes en la diplomacia y el humanismo en la historia de los discursos a nivel mundial.

La crónica del encuentro entre el presidente López Obrador y su homólogo estadounidense Donald Trump, empezó muchos días antes de que sucediera el viaje. La prensa -sobre todo de oposición- y los adversarios del gobierno de la 4T no tardaron en opinar y escribir sobre lo que especulaban sería este encuentro; se inundaron las redes con malos augurios y mofas, notas y columnas con opiniones dónde ponían en tela de juicio la capacidad del Presidente mexicano para llevar con diplomacia y cordialidad dicho encuentro; dónde se cuestionaba la importancia de la reunión y se decía que esta visita era hecha a modo para que Trump obtuviera algo de ventaja en las próximas elecciones ;y hasta dónde se le criticaba por viajar en vuelo comercial hacia Washington DC. Todo esto sin mencionar un sinfín más de comentarios desafortunados que, gracias a la actuación de nuestro mandatario, quedarán en el olvido.

El día en Washington D.C. comenzó muy temprano, a las 6:45 am el Presidente López Obrador acudió a uno de los santuarios políticos más importantes para los estadounidenses, el monumento a Abraham Lincoln. Ahí ya lo estaban esperando decenas de simpatizantes, paisanos que allá radican y que no quisieron perder la oportunidad de saludar y arengar al Presidente con las famosas frases “Es un honor estar con Obrador”, “No estás solo” y “Presidente, presidente”. Posteriormente, en medio del tumulto, saludando de mano a varios connacionales y poniendo en jaque al servicio secreto de los Estados Unidos, AMLO se trasladó al monumento de Benito Juárez, dónde rindió un pequeño homenaje solemne entonando el himno nacional y saludando a la bandera mexicana. Antes de retirarse de este sitio no perdió la oportunidad de volver a saludar quienes lo estaban siguiendo en cada una de sus paradas.

El tiempo hizo su papel; el tan ansiado encuentro llegó. A la 1:00 pm AMLO entraba a la Casa Blanca acompañado de la música de mariachi que se escuchaba a lo lejos, derivada de la fiesta que tenían los mexicanos que se dieron cita a las afueras de los jardines del recinto presidencial para apoyar con pancartas, vítores y gritos al Presidente López Obrador.

Por alrededor de una hora, ambos Jefes de Estado se reunieron junto con sus comitivas y traductores, dónde discutieron diferentes puntos de vista e ideas, hablaron de las problemáticas binacionales -migración, inversión, seguridad- y diversos temas de índole político, así como intercambiaron regalos. Ya para 2:45 pm, en el Jardín de las Rosas, estaba todo listo para comenzar lo que sería lo más aplaudido de esta visita: el discurso de Andrés Manuel López Obrador.

Después de las palabras del Presidente norteamericano, dónde enfatizó una y otra vez sentirse honrado por la visita del mandatario mexicano, además de recalcar que dicha relación entre ambos países nunca había sido tan buena y cercana, llegó el turno de lo que llamaremos “un discurso para guardar en la historia de México”. Las palabras pronunciadas por AMLO, fueron claras; él fue diplomático, honesto y respetuoso, sin dejar de ser enérgico y puntual. Nuestro presidente le dejó muy claro a Trump que los agravios no se olvidan, pero que por el bien de ambas naciones hay que tener una relación de amistad y cooperación. Menciono que todos esperarían una confrontación por tener en ocasiones diferencias e ideologías contrarias, empero afortunadamente esos deseos y malos augurios no se cumplirían, por las buenas políticas y relaciones de amistad que ahora llevan ambos países. En medio del discurso, el presidente Andrés Manuel recordó a nuestros presidentes mexicanos, a Juárez y Cárdenas, así como a los estadounidenses Washington, Lincoln y Roosevelt. Puntualizó que México rechaza la Doctrina Monroe de “América para los americanos” y elogió la visión de George Washington: “las naciones no deben aprovecharse del infortunio con otros pueblos”. Cerró el discurso con varios “vivas”: uno para Estados Unidos anfitrión de la reunión, otro dónde mencionó a Canadá –importante aliado comercial de México y parte de este nuevo tratado-, uno más para las Américas -porque todos somos parte de este hermoso continente- y finalizó con tres fuertes, retumbantes y orgullosos “¡Viva México, Viva México, Viva México!”. Tan impactante fue este momento que se escucharon aplausos emotivos e inclusive el Presidente Donald Trump lo felicitó por ese cierre de discurso tan espectacular. 

Lo que siguió del discurso fue protocolario: tras ofrecer ambos sus mensajes en la Casa Blanca y firmar la Declaración Conjunta, ambas comitivas se retiraron para prepararse para la cena. En esta cena, además del equipo de ambos gobiernos, estarían presentes los empresarios más importantes de ambos países. Gracias a la empresaria Patricia Armendáriz, invitada por el gobierno mexicano, pudimos tener más detalles de dicha cena, ya que vía Twitter -con fotos incluidas- nos fue documentado lo más relevante. Se tocaron temas como el T-MEC, la seguridad de ambos países, mejoras para la inversión en México; hasta el menú de la cena nos mostró.

El  8 de julio del 2020 quedará en la historia como un día redondo en el gobierno obradorista. Además de tener un día brillante en Washington y obtener buenos comentarios de la prensa nacional e internacional, e incluso de varios opositores mexicanos, la noche en México culminó con el anunció del gobernador panista y opositor de AMLO Javier Corral, quien le agradecía su ayuda para obtener la captura del tan buscado ex gobernador de Chihuahua César Duarte. 

Al parecer, el Gobierno de la 4T va viento en popa; se empiezan a ver los resultados del trabajo de figuras como Marcelo Ebrard y Santiago Nieto, se vislumbran muchas cosas positivas para nuestro país –con todo y pandemia y oposición. Los resultados empiezan a salir a flote, todo de la mano de nuestro Presidente Andrés Manuel López Obrador.

Por Sol Arriaga | viernes, 10 de julio del 2020.

Sol Arriaga

Diseñadora gráfica egresada de la Universidad Quetzalcóatl de Irapuato con Maestría en Administración, especializada en Mercadotecnia por la misma institución.

Ver todas sus columnas

Comentarios