Tras 12 años del Golpe de Estado, Honduras está a punto de cambiar su destino

Desde el Golpe de Estado en 2009, Honduras se encuentra en una continua crisis política; sin embargo, a partir de las elecciones de este fin de semana, esto podría empezar a cambiar, advierte la politóloga Esperanza Morelos.

El régimen que se consolidó en Honduras tras la crisis política se ha valido de la represión, la corrupción, la militarización y la violación a derechos y libertades para perpetuarse en el poder.

Esto ha provocado “el colapso de la inversión, destruido el aparato productivo e impedido la creación de empleo, negándole a los hondureños las oportunidades y necesidades más elementales”, explicó la experta en política centroamericana.

La situación de precariedad está más que reportada por la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), la cual asegura que el hambre afecta a más de dos millones de personas y la pobreza a más del 70 por ciento de la población.

Como en el resto de Centroamérica, la falta de oportunidades obliga al Pueblo hondureño a buscarse una mejor vida en el extranjero. La crisis migratoria y humanitaria somete a cientos de miles de hondureños a sobrevivir en una travesía llena de peligros y abusos.

Asimismo, el gobierno que encabeza Juan Orlando Hernández, segundo Presidente constitucional tras el Golpe de Estado en contra del Presidente Manuel Zelaya, acumula diversos señalamientos de corrupción, así como de vínculos, de él y sus cercanos, con el crimen organizado.

“Los señalamientos de corrupción contra el régimen se acumulan y los cargos de vínculos con el crimen organizado por el actual mandatario y sus cercanos siguen llegando desde las fiscalías de Nueva York. Los que se sienten amenazados por el triunfo de la democracia y el rescate de la República hacen todo lo posible por permanecer en el poder y proteger sus privilegios”, expuso Esperanza Morelos.

 

Encuestas vaticinan fin del régimen del PNH

Luego del Golpe contra “Mel” Zelaya, y de la presidencia de facto de Roberto Micheletti, se instaló en el poder el ultraderechista Partido Nacional de Honduras (PNH) de donde han emanado los polémicos y señalados presidentes Porfirio Lobo y el propio Juan Orlando Hernández.

Sin embargo, de acuerdo con el estudio presentado el 25 de noviembre por la encuestadora TResearch, las cosas podrían empezar a cambiar.

La candidata zelayista, Xiomara Castro, del Partido Libertad y Refundación (LIBRE) en coalición con el Partido Salvador de Honduras (PSH), Partido Innovación y Unidad Social Democráta (PINU) y Honduras Humana aventaja la intención de voto con 43 por ciento de los votos.

En un muy lejano segundo lugar, estaría el candidato del oficialista, Nasry Asfura con el 28 por ciento de las preferencias.

Por último, en tercer lugar, se encuentra Yani Rosenthal del Partido Liberal, y quien fuera condenado por lavado de dinero, con un insignificante 4 por ciento.

Las elecciones que se celebrarán este 28 de noviembre han generado gran expectación dentro y fuera de Honduras, ya que por primera vez en la historia de ese país podrían elegir a una mujer como presidenta y al mismo tiempo romper con los 12 años de los señalados gobiernos del Partido Nacional.

“Este cambio de rumbo, como ya nos demostró México hace tres años, solo será posible a través de la participación masiva de los ciudadanos el día de las elecciones depositando sus votos en las urnas”, comentó Morales.

La comunidad internacional debe permanecer atenta y alerta a lo que sucede en Honduras, pues lo que ahí acontece impactará sin duda a toda la región.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Relacionado

Recibe las noticias más relevantes del día

¡Suscríbete!