Pluma Patriótica

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
DIL_FB_Cor

AMLO, a la mitad del camino

Por: Diego Iván López

El Presidente Andrés Manuel López Obrador llegó a la mitad de su mandato constitucional con niveles de aprobación que rondan el 60%. Además, acaba de presentar su libro: A la mitad del camino. Asumió la presidencia prometiendo un cambio de régimen político y una transformación profunda en el ámbito económico y social. Más de treinta millones de personas otorgaron su confianza al Obradorismo en 2018 y en 2021, junto a sus aliados, la ciudadanía le dio la mayoría de la Cámara de Diputados.

En su Tercer Informe de Gobierno el mandatario habló de los logros de la administración en su discurso y dijo que “ya están sentadas las bases de la transformación”. Los ejes de su exposición se centraron en salud, seguridad, economía, obras de infraestructura, educación, programas sociales y el combate a la corrupción. Al finalizar dijo: “Cuando esté entregando la banda presidencial solo diré a los cuatro vientos ¡misión cumplida! Me voy a Palenque, les dejo mi corazón”.

El Presidente informó que enviará una iniciativa de reforma constitucional en el sector eléctrico, no mencionó la reforma político-electoral ni la integración de la Guardia Nacional a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena). El titular del Ejecutivo Federal destacó la construcción del Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA), el Corredor Transístmico y el Tren Maya. Asimismo, afirmó que se terminaría el próximo año la Refinería de Dos Bocas, Tabasco.

López Obrador aseguró que el Plan Nacional de Vacunación ha “funcionado con eficacia” y se comprometió que para finales de octubre la población mayor de 18 años tendrá al menos una dosis de la vacuna contra covid-19. Además, informó que ya se vacunó al 65% de la población. Reveló que más de once millones de alumnos volvieron a las aulas el pasado lunes, después de año y medio de clases en línea.

Andrés Manuel pronóstico que la economía crecerá alrededor del 6% y aseguró tener récord histórico en remesas, inversión extranjera, en incremento al salario mínimo, en no devaluación del peso, en no incremento de deuda, en aumento del Índice de la Bolsa de Valores y en las reservas del Banco de México. Cerró esta parte del discurso refiriéndose a sus adversarios: “Está como para decir a los cuatro vientos, para presumir, decir a los tecnócratas neoliberales, tengan para que aprendan”.

De acuerdo con los datos del Gobierno de la República, se redujo el robo de combustible 95 por ciento; los homicidios, en 0.5 por ciento; el robo de vehículos, en 28 por ciento; el secuestro, en 18 por ciento. En contraste, el feminicidio, que creció en 13 por ciento; la extorsión, que aumentó en 28 por ciento, y el robo en transporte público individual, que creció 12 por ciento.

López Obrador aseguró que ya cumplió con 98 de los 100 compromisos que hizo al asumir la Presidencia de la República, dijo que faltarían “descentralizar el gobierno federal y conocer toda la verdad acerca de la desaparición de los jóvenes de Ayotzinapa”. El mandatario afirmó que el 70% de las familias en México se benefician de algún programa social; que se han construido 189 cuarteles de la Guardia Nacional; se han realizado 685 conferencias matutinas; se han construido hasta el momento 1064 sucursales del Banco del Bienestar; y que no se ha otorgado ninguna concesión minera.

En su última intervención, el Presidente afirmó que “hay legalidad y democracia, no se tolera la corrupción, no se censura a nadie y el dinero que antes se robaban llega a los de abajo”. Fue un discurso de triunfalismo, algo que podría contrastar con la realidad.

La primera mitad del sexenio de AMLO ha sido controvertida y pone diversos temas a la discusión. La administración obradorista ofrece claroscuros en diversos rubros, pero es innegable que el cambio que pretende realizar es en beneficio de la mayoría que fue afectada por el modelo económico utilizado en los últimos 30 años. La resistencia al cambio de una minoría que fue beneficiada por el antiguo régimen es uno de los obstáculos de la 4T, pero no el único, México y el mundo atraviesan por un momento de incertidumbre.

Covid-19 marcó el rumbo del sexenio, con más de 200 mil defunciones desde el inicio de la pandemia. La crisis económica derivada del confinamiento es uno de los grandes retos que tiene el Presidente. El Sars-CoV-2 mandó a la lona al sistema financiero global, las repercusiones en México han sido devastadoras: el PIB cayó alrededor del 9% y el desempleo aumentó de forma dramática alcanzando cifras récord.

López Obrador tiene la oportunidad histórica de encaminar su proyecto de nacional para el beneficio y la prosperidad de la población que fue perjudicada durante mucho tiempo. No basta la voluntad política para realizar el cambio de régimen que pretende el Presidente. Este vendrá cuando se atienda a las causas y las consecuencias que dejaron a un país debilitado en el ámbito social, político, económico y cultural.


@DiegoI_Lopez
Periodista formado en la UNAM. Analista político y columnista en Sin Línea MX. Autor del blog Punto Crítico.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp

Relacionado