Pluma Patriótica

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
El PAN transfigurado en cortes

El PAN transfigurado en cortesano del PRI

En el sexenio de Carlos Salinas de Gortari (1988-1994) cuando el PRI abandona la posición política de centro y se recorre a la derecha, es ahí donde, junto al PAN, se funden en un mismo sistema sociopolítico y económico: el neoliberalismo. Y con esto, la sumisión del poder político al poder económico. Luis H. Alvarez (presidente del PAN 1987-1993) se alió, respaldó y otorgó legitimidad institucional (a través de las famosas concertaciones) al gobierno de Salinas de Gortari quien llegó a la presidencia de la república por medio de un fraude electoral considerado como el más grande de la historia en México. Este concubinato con el salinato, a la postre, le trajo beneficios electorales al PAN y el apoyo de la cúpula empresarial, para así preservar los beneficios del statu quo, pero también, faltaron al dicho del propio Luis H. Álvarez: “Debemos ganar el poder sin perder el partido”.

A partir de que el panismo fue logrando triunfos electorales tanto estatales (el primero en 1989 en Baja California), como la docena de años de gobiernos federales (Fox 2000-2006 y Calderón 2006-2012), sucumbieron a la tentación que produce los jugosos presupuestos estatales y federal, y fueron adoptando las formas y fondos priistas y no solo eso, se convirtieron en sus cortesanos.

En Sonora, con el sexenio de Guillermo Padrés, el panismo nos mostró su verdadero ADN: no cambió con el poder, solo se emborracharon de él y el poder como el alcohol, no transforma a nadie, solo desinhibe para que flote el verdadero yo. También las bancadas de este partido en el Congreso Local en las dos últimas legislaturas, en los asuntos torales del estado, no han ejercido la más mínima resistencia de oposición ante la voluntad e intereses del gobierno estatal de Claudia Pavlovich; aún cuando dichos intereses han ido en detrimento de la sociedad sonorense, han votado a favor de sus aprobaciones: presupuestos opacos, endeudamientos sin justificación sólida, nombramientos y ratificaciones de fiscales y titulares de los órganos autónomos con perfiles ligados al PRI y al ejecutivo; la concesión leonina del servicio de alumbrado público para Hermosillo y un larguísimo etcétera.

La dirigencia estatal del PAN en Sonora de Ernesto Munro, no ha asomado el menor atisbo de oposición crítica para el gobierno del estado. Munro ha optado por centrar todas sus críticas y señalamientos para el gobierno municipal de Hermosillo y para el gobierno federal con una abyecta sumisión cortesana ante el gobierno de Pavlovich.

Nos han mostrado que, para ellos, ser político solo puede ser aspiracional, donde la solidaridad con la ciudadanía ha quedado mermada por una idea tergiversada del poder. No han hecho política sino politiquería como un oficio antitético del servicio público, pues inhabilita su prerrogativa básica: la honestidad. Han adoptado el rol de mantener una pose engreída y a través de ella demostrar su “poder”, que solo les ha servido para afianzar la separación con el ciudadano.

En la cosmogonía del panismo, actuar con marrullería política es el primer paso para ganar respeto y autoridad. El proceso parece ir a contracorriente de las aspiraciones más idílicas de la ética: volverse alguien a costa de sustraer lucro con recursos del erario; lo que otrora les alzaba la voz con tono de indignación, hoy es su forma de empoderamiento. Si para ser alguien otro tiene que dejar de serlo, entonces que la construcción de lo social se vuelva desigual, depredadora y clasista; después de todo, la idea que legitima al político sonorense es su concepción de la superioridad. Lo que permite éxito social de la politiquería, es una percepción de que Sonora y México mejora cada vez que se construye una barrera entre los VIP y los demás.

En Sonora el poderoso no puede ser austero ni humilde, porque el concepto mismo del poder ha sido construido socialmente por una historia de autoritarismo político, clasismo y, en tiempos más recientes, por una ola de políticos jóvenes que han triunfado con base en la frivolidad. El poder en este estado como en el país entero siempre se obtiene a costa de los desechables, esa es la historia que cuenta nuestro sistema y en ese sentido el PAN (y el resto de los demás partidos) terminaron succionando todas las artimañas y procederes para mimetizarse con el creador de dicho sistema: el PRI. Y así, despojarse de la máscara de honestidad democrática que tanto tiempo portó para esconder su verdadero rostro clasista y corrupto.

La cosecha a últimas fechas de todas estas siembras del panismo sonorense, ha sido la de un ex gobierno estatal, ex gobiernos municipales y bancadas legislativas vapuleados y exhibidos públicamente por sus excesos de corrupción e impunidad. Vulgaridad política en su máxima expresión, con algunas muy honrosas excepciones que sí las hay en el PAN pero que desafortunadamente en la actualidad se encuentran soterrados, abrumados y por fuera del círculo de quienes hoy toman las decisiones de ese partido y de los supuestos representantes de la ciudadanía en las legislaturas y gobiernos municipales.

El poder para el PAN fue la droga que al consumirla les ayudó a mostrar su verdadera personalidad y con éxtasis desató sus demonios y los echó a andar con tal fuerza y exceso que los acabó debilitando: les manchó su imagen; perdieron dignidad; ganaron repudio de la ciudadanía, y lo más importante para los panistas de Sonora: se han quedado sin la droga del poder gubernamental. Ahora, la ansiedad que les genera esa ausencia de la droga, los ha convertido en simples cortesanos de los gobiernos priistas que les conceden una muy pequeña dosis de poder que les devuelve por instantes ese éxtasis que por seis años consumieron disipadamente.

Aarón Tapia. Periodista conductor del programa de radio La Tertulia Polaca en La Voz Del Pitic 88.1 FM y colaborador de análisis político en el noticiero Titulares de Radio Fórmula Sonora.

@Naranjero75

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp

Relacionado