junio 13, 2021

Pluma Patriótica

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
jueves, 27 mayo, 2021
WhatsApp-Image-2021-05-27-at-20.55.28-big

Guerra de carteles

Estamos en la última semana de campañas electorales y he tenido la fortuna de acompañar de cerca este proceso electoral en la CDMX. 

Muchas cosas se podrían decir sobre lo que ha sucedido en estos casi dos meses, pero ahora en concreto de lo que quiero hablar es de la guerra sucia —asquerosa— que se ha vivido por parte de la oposición en algunas demarcaciones, agudizado además estos días que se aproxima el día de la elección. Morena ha sostenido que es una opción diferente, una opción de cambio y yo sostengo que incluso, en la forma de hacer campaña, somos absolutamente distintos. 

Para empezar, la oposición desde el inicio de la campaña han ofrecido dinero por colocar lonas en las casas —casi siempre $500 y algunas veces hasta $1000—, en tanto que Morena recorre casa por casa buscando gente militante y convencida que quiera poner una lona en las fachadas de sus casas. La oposición ha tergiversado absolutamente el noble oficio del quehacer político y no solo gastas cantidades increíbles de dinero en esto y literalmente “compra voluntades de la gente”, sino que son ahora responsables de la concepción que se tiene del hacer campaña. Es muy difícil lidiar todos los días, todo el tiempo con la gente que siempre pide algo para interesarse en los problemas que aquejan a su comunidad —no son todos y no es siempre— pero es increíble la demanda que la oposición ha sembrado a su paso y el daño que le ha hecho a las campañas. 

Por otro lado, como sabemos, ya empezó la guerra sucia. En Benito Juárez —el último bastión panista en la CDMX— se aferran con uñas y dientes para no perder la alcaldía. Han comenzado una guerra campal contra Morena, y en concreto contra Paula Soto, quien ya les pisa los talones. Envían mensajes de texto con difamaciones a los vecinos —violando el uso de datos personales—, hacen llamadas de madrugada a nombre de Paula para molestar a los vecinos, hostigan y amenazan a las candidatas y a los brigadistas en recorridos, incluso irrumpieron en la camioneta de la candidata robándose todas los objetos personales de ella y de su equipo. Han roto absolutamente todas las lonas y carteles que se han puesto de propaganda, con un nivel de cinismo a tal grado que desgarran las lonas de Paula Soto y dejan ahí mismo colgadas e intactas las lonas del PAN. Hay testimonios de locatarios de mercados que los tienen amenazados para no exhibir ningún tipo de propaganda de Morena. 

El cartel de los OCEAN, liderado por Jorge Romero, se ha esmerado en crear una imagen pulcra, futurista, moderna, ordenada y blindada de ellos mismos. Pero en realidad es solo una apariencia. En el fondo son unos cínicos que no saben hacer más que guerra sucia en campaña. 

En Coyoacán ha sido un caso similar, aunque con un toque de esquizofrenia de por medio con la compra de lonas por doquier. Ahí también ofrecen dinero por quitarlas, al igual que carteles, según el tamaño el pago. Regalan de todo, aunque siguen siendo miserables: en días pasados, en la colonias más marginadas el PAN únicamente regalaba un bolillo por persona, nada más. Y lo más increíble de la oposición haciendo campaña en esta demarcación es que niegan a su propio compañero: Negrete, “el futbolista”, último alcalde de Coyoacán que no hizo absolutamente nada en su gestión, dejo botada la administración. Pero, mas allá de eso, fue candidato por el PRD para ganar la alcaldía: un títere más del cartel toledista que ha tenido secuestrada la demarcación todos estos años. Giovanni —el ahora candidato— es nada más y nada menos que el operador financiero del Toledo y ahora su campaña reside en una buena parte en difundir que la alcaldía ha sido gobernada todos estos años por Morena y que por fin tiene que llegar la alternancia (¿?). Siempre creíamos que podrían mentir, pero nunca creímos que podrían llegar tan lejos. 

Morena tendrá también sus propias contradicciones, pero nunca ha hecho ni hará campaña de esta manera. No mentir, no robar y no traicionar al Pueblo son también consignas de campaña. 

Ellos quieren la guerra, y Morena solo promueve dignidad.

© 2021 El Soberano. Todos los derechos reservados. Sitio Diseñado y Desarrollado por XXSTUDIO