Pluma Patriótica

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email

Llamarada de petate

En estos tiempos ecológicos posmodernos, usar frases como “matar dos pájaros de un tiro”, “ser anticlimático” o “del tamaño de sapo la pedrada”, puede ser políticamente incorrecto, por lo cual tendré que desarrollar con cuidado el título de esta contribución.

Me refiero a las reacciones, casi siempre virtuales, en redes sociales que levantan la voz y llaman a la acción inmediata cuando una alerta ambiental nos invita al movimiento para cambiar nuestros patrones de consumo y responsabilidad ciudadana. No sé por qué mientras más intangible o lejana sea la opción mayor es el entusiasmo. Por ejemplo, cuando hace semanas tuvimos una emergencia ambiental por altos contenidos de partículas suspendidas en el área metropolitana o la crisis de los incendios en el Amazonas, vi reacciones tan peculiares como salir en colectivo y usar vehículos de combustión interna, o ir a reforestar en una semana los bosques alrededor de la Ciudad de México. Mientras tanto continuaban las pláticas de café, al calor de las preocupaciones pasajeras; claro, siempre y cuando el celular no nos distraiga con un nuevo meme contra la jefa de gobierno. Ingenuamente creí que los mercados alternativos, orgánicos o de consumo responsable estarían desbordados de nueva gente consciente, la misma que por millones firmaba las denuncias en Change.org (4.5 millones de firmas). Me cayó luego el veinte y fui realista. Había soñado lo imposible: llegarían por por miles…. Nada pasó. Es más, ni a la mayoría de mis colegas y ex colegas vi por ahí. A esto le llamo “llamarada de petate”.

Mientras escribo esto escucho en el Huerto Roma Verde, espacio alternativo de la colonia Roma, en la Ciudad de México, a ambientalistas consumados convenciéndose de que la biodiversidad y el cambio climático son demasiado importantes para dejarlos en manos del Estado mexicano, por lo que proponen acciones y batallas concretas y pragmáticas. Un cambio de paradigma en asociación con comunidades originarias y pueblos locales que puedan invitarnos a repensar nuestro compromiso individual y colectivo. Dicen: el tiempo de la inacción se acabo.

Proponen principalmente: empoderar a la ciudadanía en sus aspiraciones de bienestar, democracia energética descentralizada, alianzas ambientalistas con los sectores sociales rurales para el consumo responsable, movilidad compartida preferente, observatorios de la acción pública con acceso a información veraz y oportuna. Se oponen con vehemencia a la fractura hidráulica, a la minería expansiva y al uso de plásticos no biodegradables, con leyes claramente expresas en México; y, de paso, como mensaje a muchos países del mundo, llaman a enfatizar los derechos de la naturaleza.

Repienso mi postura pacifista humanista recordando la reacción de miles de mujeres hace pocas semanas y creo, más ahora, que tienen razón: es más violento abusar en forma recurrente e instalada de las mujeres que romper un vidrio. Eso fue mucho más que una llamarada de petate: este movimiento feminista va a cambiar hasta la forma de comunicarnos.

En el mismo sentido avanza el movimiento encabezado por una jovencita noruega de tan solo 16 años, Greta Thunberg, quien básicamente plantea exigir contundentemente y por encima de los gobiernos un cambio de rumbo económico urgente y llama a una huelga general mundial para el 20 de septiembre; es decir, ya. Acciones radicales así pueden ser más impactantes que una llamarada de petate, aunque esta última pueda provocar incendios de proporciones inimaginables. Mi reflexión va, entonces, en el sentido de llamar a la congruencia y al compromiso personal y colectivo por el bien común, para que no perdamos la batalla y dejemos de ser observadores que documentan la tragedia.

Pedro Álvarez Icaza. Experto en política ambiental y en gestión y manejo de recursos de cooperación multilateral internacional. Forma parte del programa de líderes ambientales de El Colegio de México.

@alvarezicazapc

Otros textos del autor:
-Primer informe: pensar diferente en política ambiental
-¡Carajos, se quema el Amazonas!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp

Relacionado