A la política le urgen más Mij

A la política le urgen más Mijis

Pedro Carrizales “El Mijis“ llegó al Congreso de San Luis Potosí montado en la ola obradorista que arrasó  el 1 de julio de 2018. Antes, era prácticamente un desconocido. Su nombre y apodo cobraron relevancia en la opinión pública, luego de conocerse sus orígenes y su historia: “El Mijis“ es un ex pandillero que desde joven se hizo adicto a las drogas, que pisó la cárcel en varias ocasiones y lo más importante, que tocó fondo. Supo darle la vuelta a la página y se convirtió en un activista que apoya a quienes se encuentran en la situación de la que él salió.
He de confesar que Pedro me parecía un producto de la mercadotecnia política. Su historia contiene todos los elementos para ser contada e inspirar a los demás. Honestamente su perfil no me inspiraba confianza (yo lidiando con mis prejuicios) por lo que no le di seguimiento. Mi percepción cambió a principios de este año, cuando lo conocí en el Senado de la República, en un encuentro de participación juvenil donde participaron algunos senadores y activistas.
Platicó sobre su pasado y la forma en que llegó a convertirse en diputado local por mayoría. Su historia de vida, su contexto social en San Luis Potosí y la pasión al expresarse sobre sus propuestas legislativas, rompieron mi prejuicio sobre él. Comencé a darle seguimiento a sus posturas políticas en redes sociales y a su trabajo como diputado local. La sintonía entre sus acciones y sus palabras han fortalecido la congruencia de su personaje político con su esencia como persona.
El pasado lunes “El Mijis” anunció su renuncia al Grupo Parlamentario del Partido del Trabajo en el Congreso de San Luis Potosí, denunciando podredumbre en el PT local y reiterando que sus ideales se mantienen con los ideales de la Cuarta Transformación que impulsa el Presidente Andrés Manuel López Obrador. Su renuncia le costó las críticas de algunos seguidores del Presidente.
Su respuesta a esas críticas fue contundente: “Su más grande error es pensar que apoyar un proyecto, es solapar la corrupción, apoyar la ilegalidad y callar frente a las decisiones que afectan a la gente. Yo también quiero un México más chido y una transformación de fondo; estás confundida en tus batallas”.
No es la primera vez que el diputado local nos da una lección sobre la congruencia y nos muestra la importancia de este bien tan escaso en la política mexicana. A pesar de que su cargo es local, constantemente opina sobre temas polémicos de interés nacional, sin importarle confrontarse de manera directa con integrantes de la coalición que lo llevó a ganar su curul.
Durante el debate por la consulta para conocer si la gente apoyaba el Gobierno de Bonilla por dos o cinco años, “El Mijis tuiteó: “Odiamos a los políticos gandallas del pasado, no podemos ser como ellos. Ninguna consulta ni estrategia política puede legitimar que @Jaime_BonillaV amplíe su mandato. Dejen de simular democracia; demuestren que somos una VERDADERA TRANSFORMACIÓN y la mera verdura del caldo”, tuiteó. Y a quienes se sorprendieron por su postura les dijo que forma parte del proyecto del Presidente, pero jamás le arrebataron ni le arrebatarán su voz ni su criterio.
En otra ocasión, le respondió también por twitter a la senadora de Morena Lilly Téllez, quien dijo que de acuerdo con encuestas, los mexicanos no aprueban el aborto, mientras calificó de traidores a quienes apoyan esta postura. El diputado sanluisino le dijo: “Jefa, con todo respeto, es grave pensar que las mayorías deben decidir los derechos de las minorías. De hecho, nuestro deber no es garantizar encuestas sino garantizar derechos, porque como legisladores juramos representarlos, no representarnos. No hay traición, hay derechos“.
Y así ha tenido sus desencuentros por diferir en posturas con la líder nacional de Morena Yeidckol Polevnski, o los académicos John Ackerman y Gibrán Ramírez, o hasta con el Presidente López Obrador, cuando apoyó la postura de la diputada Tatiana Clouthier que buscaba que la Guardia Nacional tuviera Mando Civil en vez de Militar.
Expresar sus posturas incluso contradiciendo a los grandes personajes de la Cuarta Transformación, le ha permitido a “El Mijis” ganarse la aprobación y confianza de muchos mexicanos escépticos con la política, puesto que con ello demuestra la congruencia de sus ideales y su proyecto. Ojalá que su renuncia al PT en San Luis Potosí, no sea una renuncia a las causas que defiende, y por el contrario, que esas diferencias que hoy expresa, encuentren en la pluralidad de Morena un espacio para que siga participando cuando termine su encomienda como legislador local.

José Manuel Urquijo. Consultor y estratega en comunicación política

@JoseUrquijoR

 
Otros textos del autor:
-¿Qué significa la cancelación de una fiesta patronal por inseguridad?
-Trastorno de la desinformación

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Relacionado

Recibe las noticias más relevantes del día

¡Suscríbete!