Pluma Patriótica

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email

El privilegio del error

Lo intentaste. Fracasaste. Da igual. Prueba otra vez.
Fracasa otra vez. Fracasa mejor”

Samuel Beckett

Si algo se aprende en la cocina es a equivocarse; las buenas recetas son resultado de errores producidos por desidia, ignorancia o envalentonamiento. Pero una cosa es clara: no se puede cocinar con miedo.

En pocas ocasiones sucede un matrimonio tan extraño entre la técnica y la improvisación como al momento de hacer de comer (quizá la actuación sea lo más parecido: los buenos actores son los que conocen su rango y lo modulan según las necesidades/errores de la escena, intuyen el timing y modifican el tempo). Porque se trata de entender cómo funcionan variables básicas: que si el calor, que si la acidez, que si la grasa.

Entender los básicos significa fracasar. Irremediablemente vas a fracasar, no importan las recetas memorizadas, las horas viendo a mamá/papá cocinar mientras somos niños o las horas gastadas en videos de recetas fáciles. La experiencia personal del error es la que calibra la mano, la que equilibra el gusto y crea el sazón.

Por eso, cocinar es un acto de libertad: porque se asumen errores y aciertos sin la posibilidad de responsabilizar a terceros: uno elige los ingredientes, los cortes y los procesos que mejor le vienen para conseguir un resultado… que mayoritariamente es malo.

No importa.

En la cocina los límites más certeros, claros y pedagógicos, suceden en la pifia. Vamos descubriendo lo que queremos, a partir de lo que no: porque no se puede modular ni diseñar un sabor sin haberlo experimentado. Lo muy salado, lo muy cocido, lo muy crudo de cada ingrediente o platillo se descubre después de haber probado y preparado todo el rango de posibilidades de cada uno. Sólo así se descubren los estilos personales y característicos. Los que nos hacen volver a una taquería del otro lado de la ciudad, por la salsa, no poder alejarnos de casa por los huevos rancheros que prepara la mamá, o preferir unos chiles en nogada sobre todos los demás: también como tragones comimos sapos.

Porque no se trata de ser el mejor, para eso están los chefs de listas y estrellas michelín, se trata de ser uno, de equivocarse y mañana volver a prender el carbón: en la cocina uno se traga sus errores, a veces los disfraza con tantita sal o cucharadas de grasas para que le sepan menos feo; pero uno se los traga porque, a final de cuentas, también son alimento.

Si no fuera por los errores, no tendríamos el mole. La única verdad es que vamos a seguir cocinando en la espera de una satisfacción inmediata y una experiencia duradera e intransferible. Y también, irremediablemente, seguiremos equivocándonos una y otra vez y sin cesar. Acaso de eso se trata la existencia.

Y de pilón, una botana dominguera

Para el primer fin de semana de NFL, le propongo la siguiente receta:

Torta de sardina: es sencilla barata y deliciosa. El riesgo de equivocarse es poco y la ganancia mucha.

Ingredientes: Sardinas en aceite de oliva, jitomates, mostaza antigua, queso de cabra, cebolla morada, chiles serranos, perejil, ajo, más aceite de oliva.

Hay que tatemar los ajos pelados (4 dientes) y los chiles serranos (6) en el sartén. Recuerden: un chorrito de aceite y una salpicada de sal. Pique finamente el perejil. Muela en el molcajete: ajos, chiles y perejil con sal de mar (cristales de sal le ayudan a moler más rápido los ingredientes). Cuando tenga la consistencia de pasta, agregue un generoso chorro de aceite.

cocina

Las sardinas simplemente hay que sacarlas de la lata y con cuidado partirlas por la mitad para sacarles el esqueleto (no es payasada, completas saben mejor).

En un chapata —es más recomendable por la consistencia, pero si a la mano tiene bolillo, no se detenga— unte una generosa embarrada de queso de cabra y una menos ambiciosa de mostaza antigua. Agregue un par de aros de fresca cebolla morada y jitomates asados. Corone con dos trozos de sardina y una mancha razonable, que no temeraria, de la salsa de ajos tatemados. Listo: tenemos una tortita de proteínas, grasa, frescura y crocancia.

Para asar los jitomates, córtelos en rodajas de un centímetro de ancho y déjelos un rato descansando en la tabla con aceite, orégano molido, alguito de pimienta y algo que se le antoje (ándele, anímese a equivocarse). Después, áselos una par de minutos por lado en una plancha caliente. Retire y adjunte a la torta.

Diego Mejía. La hizo de reportero, editor y repostero. También es copy y locutor en #Mancha por @nofm_radio.

@diegmej

Otros textos del autor:

-Crocante (episodio uno)
-Crocante (episodio dos)

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp

Relacionado