junio 12, 2021

Pluma Patriótica

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
jueves, 13 febrero, 2020
El (o)caso del oasis chileno

El (o)caso del oasis chileno

El estallido social de Chile ha durado más de cuatro meses. Inició unos días después de que el Presidente Sebastián Piñera declarara que la nación era un oasis en medio de una América Latina convulsa. El aumento a las tarifas del Metro fue el último agravio que acabó por desbordar la serie de protestas que vemos hasta el día de hoy. La multitud sigue reuniéndose en Plaza Italia (recientemente llamada Plaza de la Dignidad) y en otros puntos del país, a pesar de que la represión estatal haya dejado alrededor de 29 muertos y más de 400 lesionados con heridas oculares. La aprobación de Piñera está por los suelos con un 6%.

En el país andino, el 10% más rico concentra dos terceras partes de la riqueza nacional y el 1% más del 25%. Hay segregación en servicios públicos como la educación o la salud. A la universidad sólo acude quien paga o se endeuda. Sólo el 10% más rico tiene acceso a la salud privada, mientras que el resto de la población espera lastimosamente en las filas de la sanidad pública. La distancia entre la clase media y la élite es abismal, ni hablar del estrato más bajo con el decil más alto.

El proceso de gentrificación expulsa a la gente de sus barrios, la envía a la periferia de la ciudad perdiendo varias horas en el transporte público para llegar a sus espacios laborales. En el centro de la ciudad sólo van quedando los lugares de trabajo, fraccionamientos residenciales y departamentos impagables para la mayoría.

Para el geógrafo francés, Christophe Guilluy, (1) la propia estructura de la ciudad revela si la élite tiene un proyecto colectivo que ofrecer a la sociedad. Cuando vemos a la élite aislada en sus fraccionamientos, no compartiendo los mismos espacios como la escuela, el parque, los hospitales, es porque no tiene un proyecto; se encuentra encerrada en su propio círculo evitando convivir con quienes no se parecen a ellos.

El espacio público no es más un punto de reunión entre personas de diversas clases, sino que solamente los ‘marginados’ acuden a esos “lugares comunes”. En estos espacios, de acuerdo con Virno (2), se comparten las formas lingüísticas y lógicas de valor general, aquello que ordena toda enunciación particular. A diferencia de los “lugares especiales” donde los modos de hablar cambian dependiendo de la sede; es decir, una persona no se expresa de la misma forma en el estadio, en la universidad, en la oficina o en el comité del partido.

En la vida en la ciudad, los hábitos compartidos, el espacio público, la cotidianeidad, los ‘lugares comunes’ se traslapan con los ‘especiales’, donde las ‘diferencias’ pueden atenuarse por las ‘equivalencias’. En Chile, por ejemplo, en un partido de fútbol, Colo Colo vs Universidad Católica de Chile, los aficionados se alzaron con un grito en común en contra del Presidente Piñera. La diferencia establecida por una camiseta se rompió y la equivalencia en contra del mismo ‘enemigo’ fue mayor. El ‘lugar especial’ donde solamente te entenderías con los de tu equipo dejó de serlo y se convirtió en un ‘lugar común’, un espacio compartido donde las diferencias futbolísticas pasan a un plano secundario. La multitud se expone, comparte, toma un riesgo derivado de no sentir que lleva una vida digna, ya se entiende en un mismo ‘código’ para denunciar al mismo adversario. Faltaría compartir un ‘ente positivo’, que abone a la construcción de un nuevo modo de organización.

En ese sentido, el plebiscito convocado para finales de abril con el fin de decidir si habrá un nuevo proceso constituyente incentiva aún más a este movimiento popular. Veremos si la gente corriente es capaz de articular sus demandas en torno a lo que Laclau llamó un “significante vacío”; si es capaz a partir de compartir los ‘lugares comunes’, como dice Virno, de poder crear un “nuevo principio constitucional”, que entierre el neoliberalismo precisamente allí donde nació. No creo que hayan existido mejores motivos para reunirse constantemente en Plaza Italia. 

1 Twilight of the Elites. Prosperity, the Periphery and the Future of France. 2019. Yale University Press. EUA. P. 175.

2 Virno Paolo, Gramática de la multitud. Para un análisis de las formas de vida contemporáneas. 2003. Traficantes de Sueños. España. P. 141.

© 2021 El Soberano. Todos los derechos reservados. Sitio Diseñado y Desarrollado por XXSTUDIO