Pluma Patriótica

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
WhatsApp-Image-2021-06-17-at-19.57.00-1

El poder y la energía en México

Se cierra la brecha entre las decisiones políticas y las acciones para combatir o adaptarse al cambio climático. En la mente de las personas resulta sencillo pensar que si el petróleo y sus derivados son fuentes de emisiones de gases efecto invernadero, entonces es necesario dejar de extraerlo y refinarlo. Pero la solución real es más compleja que esta sencilla afirmación pues tomar una determinación de esa naturaleza tiene repercusiones en el ámbito laboral, de salud, medio ambiente, relaciones internacionales, comercio, seguridad y más.

El quién es quién en el ámbito energético aún está determinado por las reservas de petróleo y la economía mundial no ha concretado una transición hacia el uso de recursos materiales que no desequilibren los ecosistemas. Las generaciones anteriores empeñaron la calidad de vida de quienes ahora precisamos decidir, entre todos los escenarios, el menos peor.  

Optar por el menos peor de los escenarios es  estar conscientes que el cambio climático, acentuado por la humanidad, ya impactó al planeta que habitamos causando erosión de suelo, aumento en el nivel del mar y problemas de impacto social de tipo económico en la pesca, ganadería y agricultura. Se proyecta que esto provoque migraciones en busca de agua dulce y más recursos durante los próximos años.

A partir de esos impactos, la toma de decisiones está interrelacionada. Si bien existen acuerdos internacionales que obligan a los países desarrollados a tomar acciones inmediatas sobre cambio climático, también es verdad que la inercia económica no les permite hacerlo con la prontitud que demandan las circunstancias. Dada la Ley General de Cambio Climático y la normatividad para la transición energética en México, sin ser un país desarrollado, se le ha cuestionado al presidente Andrés Manuel López Obrador su apuesta por perpetuar las emisiones de CO2, pero su objetivo es la soberanía energética frente a proyectos de energías limpias o renovables que para funcionar necesitan de las plantas de CFE, vinculadas, a su vez, con PEMEX.   

La pregunta no debería ser si el presidente AMLO debe apostar o no por el petróleo que aún tiene México sino cuál sería, junto con esa apuesta, la solución al problema del abasto de energía por la vía de fuentes más limpias.

El pasado 6 de junio de 2021 se abrió una nueva oportunidad para una propuesta que ha rondado en los pasillos del Senado de la República, foros universitarios, algunos gobiernos locales que quedaron en el pasado y pláticas que se congelan en la antesala de la Presidencia de la República. Esta propuesta se trata del Desarrollo Eólico Marítimo Mexicano (DEOMM), analizada y cabildeada desde hace dos décadas por el ingeniero José Rosas Acuña, cuya formación cosmopolita así como su vocación por las cosas bien hechas, una obsesión por solucionar los problemas a un bajo costo material, humano y financiero, pero, sobre todo una perseverancia discreta, que le ha permitido cabildear con empresarios internacionales y llevar a cabo la ejecución de un proyecto viable para descarbonizar la energía en México y sus países vecinos.

Lo anterior, se debe a que una planta eólica marina no necesita el respaldo de las centrales de CFE o PEMEX para producir la energía y sus costos son competitivos.

Así las cosas, el Golfo de California y las costas de Campeche no sólo cuentan con el potencial medioambiental que permite la instalación de parques eólicos marinos sino que, al igual que el gobierno federal, ahora serán regidos por la Cuarta Transformación.

Por si fuera poco el hecho de que el mundo va tarde en la carrera por la mitigación y adaptación del cambio climático, ahora que las ideologías se alinearon no hay pretexto para seguir postergando las reformas legales que le permitan a México contar con un verdadero proyecto de transición energética a través de parques eólicos mar adentro, donde el viento es fuerte y constante.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp

Relacionado