Pluma Patriótica

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Los apagones en Texas

Los apagones en Texas

Por: Lorena Gómez Cabrera

Hace pocos días, Texas vivió una histórica tormenta invernal, la cual provocó que millones de hogares se quedaran sin energía eléctrica y sin agua potable, a pesar de ser el estado que más energía produce en Estados Unidos y en el mundo. El temporal de frío ártico azotó y dejó en la oscuridad al poderoso gigante de la energía. 

Se escucha alarmante que, siendo una superpotencia energética, Texas tiende a tener temperaturas más extremas que la media, lo que provoca que su infraestructura no esté preparada para los temporales de frío. Las plantas fallaron porque la demanda de energía fue muy alta por las heladas, lo que ocasionó que se apagaran y dejaron de funcionar. La escasez de gas natural y de electricidad se combinaron para detonar apagones intermitentes. 

Las plantas de gas natural y carbón necesitan agua para seguir operando, pero la tormenta a su paso congeló las instalaciones y la falta de electricidad dejó sin operar las instalaciones; así, era imposible que las compañías pudieran brindar su servicio. Los residentes de Texas ‒en su mayoría hispanos‒ vivieron una de las tormentas invernales que pasarán a la historia de la capital de la energía.

La crisis vivida en Texas se puede atribuir a las peculiaridades de su sistema energético, ya que, a diferencia de otros estados, esta entidad tomó la decisión de aislar su red eléctrica del resto del país. Esto se tradujo en que, cuando todo va mal Texas, no pueda exportar energía sobrante a los estados vecinos. Ahora, con la necesidad que se tenía, no podía importar y esto provocaba que la energía no se redirigiera desde otros lugares, porque el sistema no funcionaba. Desde el año 2002, el mercado energético está parcialmente desregulado ‒lo cual sucede en otros estados, pero no de una forma tan extendida‒. 

Texas no dio incentivos a las compañías eléctricas para que instalaran sistemas de reservas con el objetivo de enfrentar posibles emergencias, para mantener la energía eléctrica más barata en circunstancias normales. La consecuencia fue que el sistema se volviera vulnerable ante una tragedia invernal. 

Según un informe de 2014 de la Coalición de Texas para una Electricidad Asequible (TCAP por sus siglas en ingles), la desregulación les costó a los Texanos unos US$22.000 millones entre 2002 y 2012. Los residentes del mercado desregulado pagan precios considerablemente más altos que aquellos que viven en partes del estado bajo regulación; sin embargo, volver a regular el mercado no resolvería el problema, por lo que se sugiere una serie de reformas diseñadas para aumentar la eficiencia del mercado. 

Parece que Texas no aprendió la lección de lo ocurrido en el 2011 cuando un poderoso temporal frío dejo a millones de Texanos sin electricidad. Hace ya una década de dicho acontecimiento y el estado se planteó posibles soluciones para evitar que una situación similar, pero no logró tener resultados favorables. A pesar de aclimatar sus plantas eléctricas para el invierno con aislamiento térmico y cañerías de calor, falló el procedimiento y los principales generadores no fueron acondicionados, especialmente el sistema de gas natural. 

En este contexto, no podemos responsabilizar a las energías renovables porque en Texas se cuenta con una red dominada por el gas natural y el carbón, que suponen el 70 por ciento de la electricidad. La energía nuclear suma solo un 10 por ciento; las energías eólicas y solar, el otro 20 por ciento. Para que Texas pueda confiar en su potencial energético y no vuelva a correr con la misma suerte, se requiere acondicionar todas sus instalaciones ‒las plantas de electricidad y el sistema de gas‒ para que funcionen con el frío; así como considerar a futuro otras tecnologías, como el almacenamiento de energía o microrredes para que la red general sea más resistente. No se implementaron las soluciones basadas en las lecciones ya vividas y las consecuencias las pagaron los millones de texanos.


@lorgocar
Licenciada en Derecho por la Universidad de Guadalajara. Formándose como especialista en Seguridad Pública. Obradorista en Transformación. Por el bien de todos, primero los pobres.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp

Relacionado