junio 12, 2021

Pluma Patriótica

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
jueves, 13 febrero, 2020
Una historia (no) muy británic

Una historia (no) muy británica

Han pasado más de tres años desde aquel referéndum cuando el Reino Unido decidió retirarse de la Unión Europea. Ocurrió la ‘graciosa huida’ de David Cameron, los fallidos intentos de ‘salida’ de Theresa May, el ala más radical del laborismo tomaba la dirección del partido y conseguía su mejor resultado en diez años, Inglaterra llegaba a semifinales de la Copa del Mundo después de mucho tiempo, de rebote el estrambótico Boris Johnson sustituía temporalmente a May y cerraba por dos semanas el Parlamento; Harry y Megan renuncian a la Corona, el laborismo obtiene su peor resultado en 80 años, la situación escocesa no encuentra solución…   mientras tanto el Brexit sólo se posterga.

El pasado 12 de diciembre, los Conservadores lograron por fin la mayoría parlamentaria para llevar a cabo la salida de la UE. El Brexit se convirtió en el clivaje principal. La mayoría está harta de no ver concretada la ‘salida’; más allá de las otras problemáticas, la urgencia es de una vez por todas acabar con este sainete. Johnson ganó con la promesa de “get Brexit done”.  Durante la campaña, Boris evadió el resto de problemas que atraviesa el Reino, mientras Jeremy Corbyn quiso centrar la campaña en el National Health Service, en la calidad de los servicios públicos, en la desigualdad, incluso presentó uno de los programas más ambiciosos y radicales en la historia del Partido Laborista, pero tras largo tiempo de no definirse con respecto al Brexit, su ambigüedad le cobró factura.

Sometido por el ala liberal y moderada del Partido Laborista, Corbyn se vio forzado a aceptar un segundo referéndum. La tardanza de esta decisión provocó que muchos votantes laboristas moderados hayan decidido votar por los Lib Dems, ya que ellos desde un inicio apoyaron otra consulta. Por otra parte, esta decisión causó desconcierto para quienes votaron Leave, sentían que el laborismo no respetaba la voluntad del pueblo. El laborismo perdió varios de sus bastiones electorales. Quienes atribuyen la derrota estrepitosa del laborismo al ‘programa radical’ de Corbyn, olvidan que en el centro ideológico británico sólo quedan los Lib Dems con poco más del 10% de los votos. La victoria aplastante tory responde precisamente a un alejamiento del centro y virar hacia posiciones de derecha más duras, radicales, en ocasiones xenófobas.

En el Reino Unido, el escenario post-Brexit se percibe desastroso. Las elecciones dejaron claro que Escocia está muy alejada de la realidad inglesa y que su lucha pertenece a otra dinámica: su independencia. Después del Brexit, quedarán poco menos de cinco años para Johnson con mayoría en el Parlamento y Boris no da señales de tener un plan posterior a la ‘salida’, que prevenga todos los tratados comerciales que el Reino Unido tenía firmados vía Unión Europea y todos los beneficios que recibía. Johnson pasará a la historia como el “Ministro del Brexit”, bloqueará cualquier intento de referéndum en Escocia lo que tensará aún más la frágil unión del Reino e irá columbrando sobre la marcha el devenir político.

El laborismo debatirá qué futuro seguir con un nuevo líder, donde la disputa se asoma entre Rebbeca Long-Bailey (la candidata de la continuidad corbynista), Lisa Nandy representando el ala moderada y Keir Starmer, un conciliador, apoyado por la mayoría laborista del Parlamento y UNISON, uno de los más grandes sindicatos. Se va Corbyn, pero deja un programa que debe tomarse como base para reposicionar al Reino Unido.

El consenso neoliberal implementado por Thatcher y desarrollado por Blair está roto, pero Johnson no encarna un horizonte esperanzador, responde únicamente a su ambición de marcar su nombre en la historia británica, pero ¿qué pasará después?, ¿también asumirá la responsabilidad por el caos post-Brexit en la isla?, ¿dejará el proyecto botado como el ‘puente jardín’ sobre el Támesis o el aeropuerto sin construir en Londres?, ¿conciliará el nacionalismo inglés con un patriotismo británico?, ¿logrará que Escocia permanezca en el Reino Unido? Esta historia aún no tiene fin, el Brexit seguirá marcando el rumbo… al menos por este año. 

Alex Moreno. Licenciado en Geografía, UNAM-Universidad de Hamburgo. Primer lugar del Concurso Nacional de Tesis (2017), por la Sociedad Mexicana de Estudios Electorales. Maestro en Ciencia Política por la Universidad de Essex.

@alexmrhdz

 

 

© 2021 El Soberano. Todos los derechos reservados. Sitio Diseñado y Desarrollado por XXSTUDIO